Desarrollo del meracado del cannabis en Perú
Share >

Desarrollo del meracado del cannabis en Perú

A casi tres años del incidente que dio un giro total al uso del Cannabis en Perú, resulta importante realizar un análisis de la situación actual, tanto dentro como fuera del país, con la finalidad de dar una mirada directa al uso del cannabis con fines medicinales y cómo las sociedades han sabido responder a su inclusión en los respecti- vos marcos normativos.

El 8 de febrero del 2017, se encontró un laborato- rio de marihuana en un departamento en el distrito de San Miguel, Lima – Perú. Este suceso pretendía ser solo una intervención policial exitosa hasta que se descubrió el trasfondo del caso. Una asociación, llamada Buscando Esperanzas, cultivaba esta planta para poder usar su aceite en pacientes con enfermedades que necesitaban un tratamiento especial que incluía dicha planta (El Comercio, 2017). A raíz de este hecho, se generaron múltiples protestas en la capital exigiendo la legalización del cannabis para fines recreativos y medicinales.

El expresidente Pedro Pablo Kuczynski, en ese entonces, promulgó la ley N° 30681 que regulaba el uso medicinal y terapéutico del cannabis. Esto generó expectativas en muchas compañías, quienes vieron en la promulgada ley la posibilidad de obtener cuantiosas ganancias económicas debido a la naciente industria que se generaría.

¿Qué es el cannabis?

El Cannabis es una familia de plantas que se subdivide principalmente en dos: Cannabis Sativa y Cannabis Índica. La marihuana, como se le conoce popularmente, puede pertenecer en ambas; sin embargo, el cáñamo, usado principalmente con fines medicinales, solo se encuentra en la familia Sativa. Esta planta está compuesta principalmente por el Tetrahidrocannabinol (THC), y el Cannabidiol (CBD).

El THC es un compuesto intoxicante que produce un estado de alteración psiconeurótica. Por regla general, la marihuana que se consume como psicotrópico es aquella que tiene altos niveles de este componente. Según Rodríguez lo que se busca al consumir marihuana es el balance entre relajación y euforia que esta provoca (Rodriguez, 2012). Entre mayor sea la concentración, se tendrá una mayor euforia y duración el efecto. Este uso puede ser clasificado como recreacional.

El CBD, por otro lado, es aquel componente caracterizado por su relación con la medicina. Su principal característica es que brinda un estado de relajación sin generar euforia en quién lo con- sume. Diversos estudios indican que su uso trae grandes beneficios médicos para distintos tipos de pacientes (Rodriguez, 2012). En el caso de las personas con enfermedades terminales como el cáncer, se ha demostrado que mejora la calidad de vida. Asimismo, ha sido eficaz para enferme- dades que pueden desencadenar episodios epilépticos, el Parkinson y otras condiciones sim- ilares; sirviendo como apoyo e incluso reemplazo a la medicina convencional.

¿Cómo se aterriza a la situación peruna?

Según medios periodísticos, el crecimiento del consumo de la marihuana se encuentra en ascenso (Sausa, 2017). En el 2010, se registró que un 5.6% de los peruanos habían consumido esta droga, sin embargo, en el 2017 este porcentaje subió al 8.1%. Este aumento de usuarios da claros indicios que el mercado va a tener usuarios activos y fijos. De esta manera, el mercado peruano es uno de los más buscados para invertir.

De acuerdo a las investigaciones, una bolsa de 4 gramos se vende entre 5 a 10 soles y un kilo puede llegar a costar entre 1500 a 2500 soles, generándose grandes movimientos ecolómicos. Por otro lado, la venta medicinal podría llegar a ascender a 1.500 millones de dólares (El Comercio, 2017).

Esta cifra se relaciona directamente con las estadísticas que indican que habrá una base fija de 10.000 clientes y con tendencia a aumentar. En ese mismo aspecto, se espera que la creación de unos 250 mil puestos de trabajo. Por estos motivos, grandes entidades transnacionales buscan implantar sucursales en suelo nacional, ya que esperan grandes ganancias y un gran aumento de su prestigio con la clientela.

Vale mencionar que, el único proveedor medicinal es la DIGEMID, que es nuestra farmacia institucional a nivel nacional. La venta del aceite medicinal está a un precio de 50 soles, aproximadamente, conteniendo una mezcla 5% de CBD y 0,4% de THC en 10 mililitros. El cual se menciona que tiene asombrosos resultados médicos reemplazan la medicina convencional.

Como mencionamos, el uso del cannabis medicinal se relaciona a la ayuda medicinal contra una gran cantidad de enfermedades y síndromes. Así, por ejemplo, en casos psiquiátricos como bulimia y depresión pueden ser tratados con cannabis, ya que genera un mejor estado anímico y mejora la apetencia. Por otro lado, en enfermedades terminales como el Cáncer y el SIDA se puede observar que hay mejoras en los dolores físicos, además evita las nauseas y vómitos inducidos por los tratamientos. CANNA agrega que en casos de Epilepsia y Parkinson donde se presentan movimientos involuntarios, se ha demostrado que el uso del cannabis reduce drásticamente estos ataques (Agirregoitia, 2017).

Incluso, el diario oficial “El Peruano” indica que aproximadamente 40 mil personas podrían ser beneficiadas con la legalización del uso medicinal del cannabis (Garay, 2017). Estas personas podrán disfrutar de una mejorar calidad de vida.

No obstante, se ha demostrado que la Ley actual no ha sido muy eficaz, puesto que se demuestra que a la fecha no hay ninguna entidad con ningún tipo de licencia de venta e investigación. Por lo que el único proveedor sigue siendo la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (DIGEMID).

Además, la concentración o porcentaje de insumo necesario medicinal a la venta podría no ser efectiva para todos los casos. Algunas enfermedades necesitan un grado más alto de CBD, sin embargo, por falta de mercado y disposiciones complementarias no se puede hasta la fecha satisfacer la necesidad real de los consumidores que necesitan del CBD.

Cabe mencionar, esta regulación peruana menciona que debería haber una coordinación con tres ministerios: salud, agricultura e interior, sin embargo, no existe ningún tipo de protocolo entre ellos.

Debemos tomar como ejemplo, el país vecino Colombia, donde se han entregado mas de 200 licencias, y que ha tenido como consecuencia que 1500 empresas extranjeras busquen ser licenciadas, teniendo una inversión estimada de 60 millones de dólares, y además otorgar oportunidades a los ciudadanos de mejorar la calidad de vida (López, 2019).

Por lo mencionado anteriormente, se puede afirmar que Perú no cuenta con una satisfacción total de todos sus clientes, debido a que solo vende una sola mezcla de proporción del aceite. Tampoco se presenta una coordinación entre los ministerios correspondientes para regular las entregas de licencias. No obstante, yace la esperanza en los ciudadanos peruanos que sufren distintas condiciones médicas, que el estado pueda empezar a definir y agilizar distintos procedimientos para que los que necesitan del producto, puedan acceder a ese sin ninguna traba.

 

Sign up to our newsletter!

Contact us:

ECOVIS Peru
Calle Las Camelias Nº 164, Oficina 401
San Isidro, Lima
Phone: +51 1 748 70 72
www.ecovis.com/peru